Suscríbete al blog por correo electrónico

domingo, 22 de noviembre de 2015

FORAJIDOS


                  

Fui
un hijastro de la calle, un bastardo de la suerte y del destino,
un boxeador que en la lona buscaba los añicos de su hígado,
un poeta de la metralleta con pelo de mecha y piel de melocotón,
un ladrón con paso de tigre en la nieve y corazón de león.

Fuiste
la mujer ideal de todo asesino, la enemiga de cualquier novia,
la morena que se velaba el alba del cutis con soledad de viuda,
la belleza que agitaba el agua de los espejos en simas de tormenta,
la musa de la muerte, la vendedora de los sueños de todo hombre.

Fueron
el relámpago del amor, la voz de la lluvia que se insinuaba a las mortajas,
el catafalco de un piano, las copas que chocaban como tibias y calaveras,
el fuego de un cigarrillo que se animó al prender a otro, ascuas vivas, 
una canción que en los huesos vibró con la melodía de mi destrucción.

Fuimos
amantes de la muerte,
con ella un trío de túneles en los ojos y un pozo de serpientes en la mente,
gemelos incestuosos en el útero de la madre muerte,
padres de un feto corrupto concebido entre sueños de oro.

Fui
a la cárcel por ti
a perfilarte entre los barrotes uniendo los astros con líneas invisibles,
a tocarte la seda del sexo en un pañuelo esmeralda con arpas irlandesas,
a modelarte con la materia maleable de cada instante de dos años y un día.

Te fuiste
de Atlantic City, de mí, con todo el dinero y el amor que me quedaba,
me dejaste un collar de lágrimas y un espejo con tus imágenes perdidas,
y tu abandono fue un perro rabioso que me enseñó los dientes del suicidio
y tu ausencia una tarántula que cada noche rondaba fatal, silenciosa.

Me fuiste adelante por los años vivos olvidándome en la piel de otros.
Te fui atrás por el tiempo suicida recordándote en los brazos de todas.
Me voy, fantasma de mí, cuerpo hueco, pellejo de jirones y polvo,
bello muñeco con un relleno de serrín en el cerebro,

me irán estos dos asesinos pero desde que te fuiste soy cadáver,
sin ti puro vacío, forma sin fondo, memoria de ti, humo de recuerdos
y tubos de escape en esta gasolinera parecida a un mausoleo de cemento,
ya vienen, me fui, fuiste, fue, fuimos, te fuiste, me voy, no soy.


   

No hay comentarios:

Publicar un comentario